La única diferencia entre humanos y chimpancés está en la mente

 

En la última reunión sobre el Genoma Humano celebrada en Edinburgo se explicó que la única diferencia entre humanos y chimpancés radica en nuestra actividad genética cerebral.
El Instituto de Antropología Evolucionaria de Leipzig (Alemania), tras secuenciar 3 millones de letras del genoma del chimpancé y compararlas con un boceto del humano, descubrió que sólo un 1,3% de las letras eran diferentes.
Usando pequeños chips midieron los niveles de actividad genética o “transcripción” en nuestro cerebro, hígado y sangre. Luego compararon esas transcripciones con aquellas similares de los chimpancés más cercanos al ser humano y las de uno más lejano, el mono rhesus macaque. Pus bien, el hígado y la sangre reflejaban la relación entre las especies siendo la actividad genética más similar entre el chimpancé y el ser humano, y más diferente del macaco. Sin embargo, el cerebro mostraba una diferencia: los patrones de transcripción del chimpancé y el ser humano eran divergentes: el cerebro humano tenía un uso acelerado de los genes.
Los genomas de todos los mamíferos son tan parecidos que es difícil entender cómo pueden producir animales tan diferentes. Por eso la diferencia es probable que estribe en cuándo, dónde y cómo de activos son los genes que marcan las diferencias entre las especies.