La nicotinamida, clave en el metabolismo del hígado

La N1-metilnicotinamida, molécula presente en la nicotinamida o niacinamida -una de las formas de la  vitamina B3– previene las complicaciones metabólicas que causan las dietas altas en grasas al ser clave en la regulación metabólica del hígado según un reciente trabajo de la División de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo del Centro Médico Beth Israel Deaconess de Estados Unidos que coordina el Dr. Pavlos Pissios y acaba de publicarse en Nature Medicine. Sugiriendo lo descubierto  que su consumo podría ayudar al desarrollo de fármacos para tratar la obesidad, la diabetes tipo 2 y otras enfermedades metabólicas.

Cabe añadir que son numerosos los estudios anteriores que indican que la vitamina B3  (también llamada niacina, ácido nicotínico y vitamina PP) -así como sus derivados NADH, NAD+, NADPH y NADP+- son esenciales en el metabolismo energético celular, en la eliminación de tóxicos y en la reparación del ADN.