LA OBESIDAD DUPLICA EL RIESGO DE PADECER ASMA

 

Tanto nacer con poco peso como la obesidad en edad adulta son factores que aumentan el riesgo de padecer asma. Así lo aseguran al menos los autores de un estudio realizado por las facultades de Medicina de Londres y de la de Saint Thomas tras recopilar los historiales médicos de 9.000 personas nacidas en la misma semana de Abril de 1970.
El informe indica que el riesgo de padecer asma aumenta cuando menor es el peso del recién nacido estando el mayor peligro cuando éste pesa menos de dos kilos. Los investigadores creen que la relación se debe a trastornos producidos en el desarrollo de los conductos respiratorios y de los pulmones.
Otro de los factores de riesgo para padecer asma es la obesidad en edad adulta. Los datos apuntan que las mujeres obesas tienen el doble de posibilidades de padecer asma que aquellas que tienen un peso normal. Los investigadores no están seguros de la causa pero suponen que se debe a que las mujeres obesas tienen mayores niveles de hormonas femeninas –estrógenos-. También señalan que una vida sedentaria reduce la capacidad de los conductos y ello provoca dificultades para respirar bien.