La OMS exige que se reduzca la exposición a los campos electromagnéticos

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por iniciativa de su Comité Asesor Internacional, recomendó el pasado mes de Junio durante su XXII reunión en Ginebra -en la que participaron medio centenar de expertos de numerosos países- que se tomen medidas para reducir la exposición a los campos electromagnéticos a fin de prevenir los efectos negativos para la salud de una exposición prolongada. Es más, recomienda a las administraciones públicas y empresas que cuando construyan equipamientos y diseñen nuevos aparatos -incluidos los electrodomésticos- busquen cómo reducir la exposición a los mismos. Luego, en un nuevo alarde de hipocresía, matizó que no se ha podido establecer una relación de causa-efecto entre la exposición a los campos eléctricos de muy baja frecuencia y enfermedades como la leucemia infantil o las patologías neuronales y cardiovasculares. Demostrando una vez más su esquizofrenia y quién controla la OMS.