La OMS ordena a 3.747 laboratorios destruir una cepa mortal de la gripe

 

El peligrosísimo virus –concretamente la cepa denominada H2N2- que ocasionó la pandemia de gripe de 1957 y llevó a la muerte a casi cuatro millones de personas se distribuyó hace unas semanas nada menos que a 3.747 laboratorios de 18 países para que se utilizara ¡en pruebas rutinarias de control de calidad! Es decir, para que los laboratorios demuestren que son capaces de identificar correctamente patógenos y así obtener el certificado del Colegio de Patólogos Estadounidenses. La mayoría de los laboratorios a donde se enviaron son de Estados Unidos pero hay 75 del resto del mundo: 14 están en Canadá y los otros 61 repartidos por Europa (Bélgica, Francia, Alemania e Italia), Iberoamérica (México, Brasil, Chile y Bermudas), Asia (Japón, Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwan) y Oriente Próximo (Israel, Líbano y Arabia Saudí).
Obviamente en cuanto la Organización Mundial de la Salud se enteró –tras calificar la decisión de "imprudente" y "desafortunada"- ordenó destruir de inmediato todas las cepas… pero resulta que algunas se han “perdido”. Y teniendo en cuenta que desde 1968 esas cepas no se han incluido en ninguna vacuna nadie que haya nacido en los últimos 37 años está protegido contra ella.