LA OMS PRETENDE ARMONIZAR LAS NORMAS SOBRE LA EXPOSICIÓN A LOS CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado una iniciativa para armonizar en todo el mundo las normas relativas a los campos electromagnéticos -generados por cables de alta tensión,  radares, teléfonos portátiles y sus estaciones emisoras. etc.- a fin de evitar sus efectos nocivos sobre la salud. La OMS es consciente de que la internacionalización del comercio y la rápida expansión de los aparatos portátiles de telecomunicación dan lugar a grandes diferencias entre las normas relativas a los riesgos de exposición a estos campos. Por dar un ejemplo, la diferencia entre los límites de ciertos países de Europa Occidental y los de otros países de Europa del Este es, a veces, cuatro veces menor.