La OMS quiere promover una explotación sostenible y segura de las plantas

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) quiere evitar la sobreexplotación de las plantas para evitar la extinción de especies en peligro A tal fin ha publicado una Guía de buenas prácticas agrícolas y de recolección de las plantas medicinales a fin  de orientar a un sector que mueve alrededor de 47.000 millones de euros al año.
El creciente mercado y los enormes beneficios que genera el sector pueden suponer –dice- una amenaza para la biodiversidad por lo que si no se controla pueden llevar a la extinción de especies en peligro y a la destrucción de hábitats y recursos naturales. Entre las especies en peligro la OMS destaca el Ginseng silvestre, utilizado para problemas digestivos derivados de desórdenes nerviosos. También están amenazadas de extinción el Ginseng americano, el Goldenseal (Hidrastis), la Echinacea, la Cimífuga racemosa (Black Cohosh), el Ulmus y el Kava kava (Piper Methysticum).
A la OMS también le preocupa la calidad de las plantas que se comercializan y sus posibles efectos negativos en la salud humana, especialmente debido a la errónea identificación de las especies.
La nueva guía aborda cuestiones relativas al cultivo y conservación de las plantas, la identificación de las semillas y las consideraciones sobre el clima y el tipo de suelo así como las legislaciones nacionales e internacionales, las patentes y los estándares de calidad.