La OMS recomienda no consumir más de 12 cucharillas de azúcares al día

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido un comunicado indicando que los azúcares libres no deberían suponer más del 10% de las calorías diarias tanto en niños como en adultos; lo que en una dieta de 2.000 calorías supone 50 gramos diarios (unas 12 cucharillas de café). Recomendando luego a los adultos tomar mejor la mitad -25 gramos- y a los niños 37 gramos para una dieta de unas 1.750 calorías. “Hay evidencias sólidas de que mantener el nivel de azúcares libres por debajo del 10% del total de calorías diarias reduce el riesgo de sobrepeso, obesidad y caries”, manifestaría Francesco Branca, director del Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la organización, recordando luego que en la actualidad hay ya cerca de 2.100 millones de personas -casi un tercio de la población mundial- con sobrepeso u obesidad. Y al hablar de "azúcares libres" la OMS se refiere al azúcar blanco o sucrosa, a la fructosa de las frutas, a la glucosa y a los carbohidratos refinados, sustancias que hoy se echan a todo tipo de productos: colas, bebidas refrescantes, zumos, siropes, sobres, conservas de todo tipo, alimentos procesados… En fin, a casi todo producto alimenticio que no se halla en su estado natural.

En España el Consejo Internacional de Asociaciones de Bebidas emitió de inmediato una declaración sobre la directriz en la que tras la habitual declaración demagógica de que están por la labor de ayudar "a promover estilos de vida activos y saludables" rechazan esta iniciativa por entender que la OMS no ha tenido en cuenta todas las evidencias científicas disponibles y basar su decisión en trabajos de validez discutible. Una reacción razonable porque defienden su insano negocio pero que a estas alturas resulta absolutamente inaceptable. Las colas y bebidas azucaradas son dañinas y deberían prohibirse sin más. Invitamos al lector a leer en nuestra web –www.dsalud-com– el artículo que con el título El peligro de las bebidas industriales apareció en el nº 160. Texto que empezaba así: "El consumo abusivo de bebidas 'refrescantes' con gas -a menudo azucaradas y con cafeína- es ya causa de sobrepeso, obesidad, diabetes, inquietud, ansiedad, insomnio, problemas de memoria, trastornos musculares, descalcificación ósea y problemas cardiovasculares además de provocar la acidificación del organismo lo que puede llevar a sufrir numerosas patologías más. Y eso que su valor nutricional es casi nulo". Añadiendo: "Un estudio presentado ante la Asociación Americana del Corazón concluía que los refrescos con gas causan al año en el mundo unas ¡180.000 muertes!"

Terminamos indicando que a nosotros tampoco nos gusta la recomendación de la OMS… pero porque es excesivamente permisiva.