La ONU alerta: aumenta la resistencia a los antibióticos

Los 193 países miembros de la Organización de Naciones Unidas (ONU) han firmado un acuerdo global para hacer frente a la resistencia de las bacterias a los antibióticos que ha provocado su uso masivo. Se trata de un asunto extremadamente grave pues cada vez es más difícil hacer frente a las infecciones bacterianas ya que los fármacos están dejando de ser eficaces. Se trata de un acuerdo que ha de implementarse en apenas dos años y exige crear sistemas de vigilancia del uso de estos fármacos en humanos y animales, fomentar nuevos productos, mejorar la formación de los profesionales sanitarios e informar a la población. Y es que ha sido el mal uso y abuso de los antibióticos lo que ha generado el problema.

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) viene alertando del problema hace tiempo y recomendando regular y controlar mejor el uso de antibióticos en humanos pero también en la ganadería y la agricultura, dar a conocer a todos los profesionales de la salud los Programas de Optimización del uso de Antibióticos (PROA), dotar de recursos a los servicios y laboratorios de microbiología para la detección de resistencias bacterianas creando pruebas de diagnóstico rápido y estudios de sensibilidad, impulsar programas multidisciplinares de vigilancia, prevención y control de las infecciones, crear la especialidad de enfermedades infecciosas y educar a los ciudadanos en el buen uso de los antibióticos.

Mero sentido común. Ahora bien, esa entidad propugna además desarrollar nuevos antibióticos  mejorando su eficacia y seguridad -es evidente que se resisten a aprender la lección y quieren seguir manteniendo el negocio- y «optimizar las tasas de vacunación, particularmente frente a la gripe, de los profesionales sanitarios y de los ciudadanos». ¿Convencer a los profesionales de la salud de que se vacunen masivamente contra la gripe? ¡Se supone que la gripe la provocan virus, no bacterias! ¿Qué estupidez es ésa?

En fin, la única medida de sentido común propuesta por esa sociedad es la de investigar otras medidas no antibióticas para la prevención, control y tratamiento de las infecciones por bacterias multirresistentes. Solo que no es necesario: existen y se conocen. Lo que se requiere simplemente es que dejen de ignorarse… si la industria farmacéutica lo permite.