La polución aumenta la presión sanguínea

 

Un estudio del Centro Nacional de Investigación para la Salud y el Medio Ambiente de Neuherberg (Alemania) ha revelado –tras controlar a 2.600 adultos- que la presión arterial se incrementaba en ellos al mismo tiempo que los niveles de polución medioambiental. La contaminación puede provocar cambios en la zona del sistema nervioso que controla la presión sanguínea, lo que implica que podría aumentar el riesgo de problemas cardíacos.
Estos resultados apoyan los de un estudio reciente sobre las 20 ciudades más grandes de América que relacionaba la exposición a los contaminantes comunes de los coches y fábricas con un mayor riesgo de muerte. Los expertos sospechan que los contaminantes inflaman los pulmones o provocan que el cuerpo libere sustancias químicas que afectan a las funciones cardiacas.