La primera terapia génica contra la leucemia linfoblástica aguda cuesta 475.000 dólares

La FDA ha aprobado una terapia denominada Kymriah desarrollada por Novartis que consiste en extraer linfocitos del enfermo, manipularlos genéticamente para que reconozcan y ataquen las células tumorales y volver a inyectárselos calificando la propia agencia el hecho como “un paso histórico que podría transformar los tratamientos contra el cáncer en los próximos años”. Se alega que ha funcionado en un 83% de los casos tratados. El tratamiento cuesta la “módica” cantidad de 475.000 dólares -coste que no incluye todos los gastos médicos de su administración- y está indicado para menores de 25 años con leucemia linfoblástica aguda de células B que no responden a los tratamientos convencionales.

La empresa alega respecto al precio que han de recuperar los gastos de la inversión -que ocultan- y obtener además beneficios -no son altruistas, esto es un negocio- pero obvia explicar que buena parte de la investigación se financió con dinero público. De hecho más de 200 millones en las llamadas terapias CAR-T como es ésta.

Las duras críticas recibidas han hecho anunciar a la compañía que solo cobrará por el medicamento si la respuesta clínica es positiva. Mera estrategia publicitaria porque el laboratorio considera una respuesta positiva que los enfermos mejoren el primer mes… cuando recaen a los seis meses.

En pocas palabras: nos hallamos ante un nuevo tratamiento de precio disparatado que tampoco cura el cáncer.