La proteína de soja podría prevenir el cáncer de piel

 

Investigadores de la Universidad de California en Berkeley han demostrado que los ratones, que reciben aplicaciones cutáneas de la proteína de soja “lunasina” tienen menos riesgo de padecer cáncer de piel que los ratones no tratados con ella.
Estudios anteriores de estos autores habían probado que, inyectando este mismo gen en las células cancerígenas en un cultivo de laboratorio, se frenaba la división celular. El objetivo de esta última investigación era comprobar si la lunasina podía evitar que las células normales se volvieran cancerígenas, tanto en cultivos celulares como en ratones.
Para ello se aplicaron dosis variables de lunasina a grupos de ratones durante un período de 19 semanas y se compararon con un grupo de control que no había recibido tratamiento con esta proteína. Una vez que los ratones se exponían a carcinógenos químicos, el grupo que había recibido la mayor dosis de lunasina (125 microgramos dos veces por semana) registró una incidencia de tumores un 70% menor que la del grupo de control.
En cultivos celulares los investigadores mostraron que la lunasina se une a las histonas desacetiladas, una forma concreta de proteína celular que ayuda a empaquetar las largas cadenas de ADN en forma de muelles cerrados. La lunasina parece dirigirse a las células antes de que estas histonas se sometan a la acetilación, un paso crucial recientemente vinculado a la proliferación celular y a la formación del cáncer. En uno de los tests, las células de un cultivo de lunasina mostraban una incidencia de cáncer un 80% menor que las de los cultivos sin lunasina después de haberse expuesto a agentes cancerígenos.