La radioterapia eleva el riesgo de cáncer de mama

 

A las mujeres a las que se dan sesiones de radioterapia para tratar linfomas… les aparece un segundo cáncer al cabo de los años. Así lo ha comprobado un equipo de investigación dirigido por doctora Lois Travis que se ha publicado en Journal of the National Cancer Institute tras revisar los expedientes de más de 3.800 mujeres de varios países a quienes se les había diagnosticado un linfoma de Hodgkin -antes de cumplir los 30- entre 1965 y 1994. El riesgo es mayor cuanto mayor es la edad de la paciente y más tiempo ha transcurrido desde que se ha recibido la radioterapia. Así, por ejemplo, el riesgo de sufrir cáncer de mama cuando una mujer es radiada a los 20 años es del 0,4% cuando llega a los 30, del 4,9% a los 40 y del 19% a los 50. En la población general esas misas cifras son casi diez veces inferiores.
Los radiólogos se defienden diciendo que ahora las radiaciones son más precisas ya que se actúa en zonas más limitadas. Sin embargo, en un editorial que se publica junto al estudio Dan Longo –miembro del Instituto Nacional de Envejecimiento de Estados Unidos- denuncia que la comunidad médica ha tardado demasiado tiempo en reconocer los enormes costes del uso de la Radioterapia en el tratamiento del linfoma de Hodgkin. Es más, le parece sorprendente que se siga radiando rutinariamente a esos enfermos a pesar de que se dispone de alternativas más seguras e igualmente eficaces: "La literatura científica deja claro que la combinación de quimioterapia y radioterapia no aporta ningún beneficio extra sobre la quimioterapia sola en ninguna etapa de la enfermedad. ¿Por qué aceptar entonces el riesgo innecesario de otro cáncer?".
Bueno, pues aun hay quien se deja irradiar… por oncólogos que siguen en libertad y sin ser procesados.