La sensación de saciedad la controla el cerebro

Dependería del factor de transcripción Tbx3

Las sensaciones de hambre y saciedad las determinan dos grupos de neuronas del hipotálamo -las Agrp (que hacen aumentar el apetito) y las Pomc (que producen sensación de plenitud)- siendo clave en el necesario equilibrio entre ellas un factor de transcripción llamado Tbx3. Así lo ha constatado un grupo de investigadores del Instituto de Diabetes y Obesidad (IDO) -asociado al Centro Alemán para la Investigación de la Diabetes- coordinado por los doctores Matthias H. Tschöp, Alexandre Fisette y Carmelo Quarta.

Los factores de transcripción son proteínas que determinan si se lee o no un gen determinado promoviendo o suprimiendo la unión de ARN polimerasa con la secuencia del ADN que codifica ese gen.

En el caso de la Tbx3, el gen T-box 3. Pues bien, según el trabajo de esos investigadores en ausencia de la proteína Tbx3 las neuronas responsables de producir la sensación de saciedad no sintetizan los mensajeros moleculares que así lo comunican. Y cuando eso ocurre la persona sigue comiendo y puede terminar siendo obesa y diabética. Según aseveran lo corrobora el hecho de que todas las personas con defectos genéticos en el gen Tbx3 padecen obesidad.

El trabajo se publicó en enero de este año en Nature Metabolism con el título Functional identity of hypothalamic melanocortin neurons depends on Tbx3 (La identidad funcional de las neuronas de melanocortina hipotalámica depende de Tbx3) diciéndose en el resumen lo siguiente: “Las poblaciones heterogéneas de neuronas hipotalámicas orquestan el balance energético a través de la liberación de firmas específicas de neuropéptidos; sin embargo la maquinaria intracelular específica controla las identidades peptidérgicas y la función de las neuronas hipotalámicas individuales sigue siendo en gran parte desconocida. El factor de transcripción T-box 3 (Tbx3) se expresa en neuronas hipotalámicas que detectan y gobiernan el estado energético mientras que la haploinsuficiencia humana TBX3 se ha relacionado con la obesidad. Aquí demostramos que la pérdida de la función Tbx3 en las neuronas hipotalámicas causa aumento de peso y otras alteraciones metabólicas al interrumpir tanto la identidad peptidérgica como la plasticidad de las neuronas Pomc / Cart y Agrp / Npy (…). Nuestros datos indican que Tbx3 dirige la especificación terminal de las neuronas como componentes funcionales del sistema de melanocortina y es necesario para mantener su identidad peptidérgica. En resumen, informamos del descubrimiento de un proceso mecanicista clave que subyace a la heterogeneidad funcional de las neuronas hipotalámicas que rigen el peso corporal y el metabolismo sistémico“.