LANZAN UN NUEVO TRATAMIENTO ANTIENVEJECIMIENTO A BASE DE UVAS

 

Los laboratorios Caudalie acaban de lanzar al mercado británico un nuevo producto contra las arrugas apodado “la máquina contra el tiempo” –en realidad unas cápsulas llamadas Oligomeric Pro Anthocyanidolic- hechas a base de semillas de uva que -dicen sus fabricantes- previenen y reparan los daños producidos en la piel por los rayos solares, la contaminación y el humo del tabaco.
El componente principal son las polifenoles de las semillas de uva, antioxidantes químicos que se encuentran también en el vino tinto y que, según el laboratorio, pueden reparar los daños de las paredes celulares y vasos sanguíneos que origina el paso de la edad, además de atacar a las moléculas dañinas conocidas como radicales libres.
Algo, sin embargo, que ponen en duda muchos dermatólogos. Es el caso del doctor John Buchan, de la Sociedad Dermatológica del Reino Unido, para quien existen muy pocas pruebas de que los antioxidantes puedan reducir el impacto de la edad en la piel y quien afirma que la mejor forma de prevenirlo es protegerse adecuadamente del sol.
Es decir, no exponiéndose a él demasiado tiempo ya que las cremas minimizan pero no evitan el envejecimiento.