Las antenas de telefonía y el WiFi también dañan ¡a los árboles!

 

Las radiaciones de las antenas enlace de la telefonía móvil (EBTM) y del WiFi para Internet dañan también ¡a los árboles! Lo ha constatado una investigación conjunta efectuada en Holanda durante cinco años por el Departamento de Biología Celular Vegetal de la Universidad de Wageningen, la Organización Holandesa para la Investigación Científica Aplicada (TNO por sus siglas en holandés) y el municipio de Alphen Aan Den Rijn iniciada cuando los responsables de esta localidad observaron que los árboles de la zona tenían problemas de crecimiento, hemorragias, grietas en la corteza y otras anomalías. Para constatarlo se expusieron durante tres meses distintas plantas a seis fuentes de radiaciones de alta frecuencia (entre 2412 y 2472 MHz) y una potencia de 100 mW situadas a una distancia de entre medio metro y tres metros. Se comprobaría así que las hojas de los fresnos se amarilleaban al estropearse primero su epidermis y finalmente secarse muriendo. Y que tanto en el maíz como en las arabidopsis -plantas que usan habitualmente los biólogos moleculares en sus ensayos- se producía un claro retraso en su crecimiento y floración. Cabe añadir que en Holanda se ha constatado ya que el 70% de los árboles de las zonas urbanas tienen los mismos síntomas, algo que sólo se detectó en el 10% hace 5 años. Lo que no ocurre en las zonas más boscosas debido a la frondosidad.
En cualquier caso la Organización Holandesa para la Investigación Científica Aplicada (TNO) no quiso a pesar de los datos asumir las conclusiones de los miembros Departamento de Biología Celular Vegetal de la Universidad de Wageningen; obviamente sin dar razones científicas. Sin duda porque es un organismo gubernamental y por tanto condicionado por las empresas de telefonía y electricidad.