Las chicas sucumben más fácilmente a la presión social para beber y fumar

 

Las chicas son más susceptibles que los chicos de sucumbir a la presión social para iniciarse en el tabaco y la bebida, según un estudio publicado en la revista Health Education & Behavior.
Sin embargo, mediante la explicación razonada de las normas y decisiones que afectan a los jóvenes los padres pueden evitar que sus hijos cedan a la presión del entorno y comiencen a beber o fumar.
Los hijos que se sienten queridos, respetados y escuchados por sus progenitores tienen menos probabilidades de fumar o beber que los otros chicos, según el estudio.
Aquellos jóvenes cuyos padres estaban altamente implicados en sus vidas presentaban un 2,5 menos de probabilidades de iniciarse en el consumo de tabaco y un riesgo dos veces menor de consumir alcohol que aquellos chicos con progenitores más distantes.