¡Las células-madre pueden obtenerse… de la grasa!

 

Un grupo de científicos de la Universidad de California (EE.UU.) ha descubierto que en los tejidos adiposos -es decir, en las zonas grasas del cuerpo- existen abundantes células-madre. Este descubrimiento es muy importante porque hace innecesario tener que extraerlas –como hasta ahora- del cordón umbilical, de la placenta de los recién nacidoso de la médula ósea del enfermo. Ahora bien, la técnica para ello no estará al parecer disponible antes de 5 años.
Las células-madre tienen la característica de que pueden llegar a convertirse en cualquier tipo de células específicas y dar lugar en el futuro, incluso, al desarrollo de órganos completos.
Las aplicaciones de este descubrimiento son múltiples y abarcan desde el reemplazamiento del marco cartílago de una nariz o una oreja hasta sustituir tejidos cancerígenos extirpados; incluso tejido cerebral.
Se trata, pues, de un avance importante debido a la facilidad para obtenerlas a bajo coste y evitar con seguridad el posible problema de rechazo.