Las estrellas de Hollywood y los estudios cobraban por fumar en las películas 

Un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidadde California (Estados Unidos) ha desvelado en un trabajo publicado en el British Medical Journal y titulado El gran tabaquismo de Hollywood: 1927-1951 que la industria tabaquera pagó generosamente durante décadas a los estudios de cine y a las estrellas de Hollywood para que éstas fumasen en sus películas. Se hacía entre 1927 y 1951 -época investigada- pero aseguran que eso prosiguió luego aún con más intensidad. Según afirman se prestaron a ello dos terceras partes de las cincuenta estrellas más importantes de los años 30 y 40 que llegaron a cobrar cada una hasta 5.000 dólares al año (unos 60.000 euros de hoy). Entre las empresas que más pagaban se cita a American Tobacco y a Ligget & Myers. Así que ya sabe por qué parecían en ellas auténticas chimeneas humeantes actrices como Lauren Bacall, Betty Davis o Alice Brady y actores como Gary Cooper, John Wayne, Clark Gable, Spencer Tracey oKirk Douglas. En cuanto a los estudios de cine los que más dinero recibieron fueron Paramount y Warner BROS.
El trabajo explica que la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos intentó sancionar a las compañías que usaban esta estrategia sin mucho éxito. Claro que ni siquiera lo logran hoy. Quizás lo consiguieran si investigaran qué personas en el legislativo y en el ejecutivo cobran también –directa o indirectamente- de la industria tabaquera… pero eso no se hace en ningún país. Aunque el tabaco mate. ¿Se ha preguntado por qué? Pues ya lo tiene claro: porque siempre hay alguien dispuesto a poner la mano aun sabiendo que lo que se le pide puede llevar a otros a enfermar o a la muerte.