Las fresas españolas contienen pesticidas peligrosos

Las fresas españolas tienen restos de pesticidas, el 78,26% de ellas conteniendo disruptores endocrinos que pueden alterar el sistema hormonal. Así lo aseveró en julio pasado la ONG francesa Générations Futures en un estudio titulado Exppert II tras analizar 49 muestras de fresas de procedencia española -23 de ellas- y francesa compradas entre febrero y mayo en 7 cadenas de supermercados de 7 ciudades galas. Todas procedentes de Huelva, provincia que concentra el 95% de la producción española. Un problema grave porque se cree que pueden provocar obesidad, diabetes, problemas de fertilidad, daños cerebrales y cánceres de tipo hormonal (mama, próstata, testículos…). Es más, en dos de las muestras se encontró carbosulfán -insecticida prohibido en Europa desde 2007-, en una tercera spirotetramat y en una cuarta dimetomorfo, pesticidas éstos últimos no autorizados para el cultivo de la fresa en España.
La Fundación Vivo Sano denunciaría inmediatamente los hechos ante la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, la Fiscalía de Medio Ambiente de Huelva y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad porque según manifestaría su abogado, Agustín Bocos, “pueden ser constitutivos de infracciones muy graves previstas en el artículo 57.2 de la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública por suponer una situación de grave riesgo para la salud de la población”.