Las gafas 3D tienen riesgos 

 

Las gafas que permiten ver películas en 3 dimensiones pueden provocar visión borrosa, dolor de cabeza  y mareos por las dificultades de la vista y el cerebro para adaptarse. De forma transitoria pero molesta. Por tanto no debe abusarse de ellas. Así lo ha advertido recientemente la Organizaciónde Consumidores y Usuarios (OCU) que avisa de que se debe tener especial precaución con los menores de seis años ya que aún no tienen maduros sus mecanismos de visión binocular. De hecho hay cada vez más expertos que recomiendan que los niños menores de esa edad no las utilicen. En Italia por ejemplo el Ministerio de Sanidad de Italia ya lo ha desaconsejado oficialmente en una circular.
La OCUrecuerda por otra parte que no todo el mundo puede beneficiarse de la tecnología 3D; es el caso de los tuertos y de quienes tienen un ojo vago o estrabismo. Tampoco es aconsejable acudir a los cines que recogen las gafas tras la sesión para volver a entregárselas a los siguientes clientes porque hay riesgo de que a través de ellas se transmitan infecciones de ojos o piel.
El problema es que los televisores con esa tecnología estarán en breve en el mercado. Antes de 5 años habrán sustituido casi por completo a los actuales. Así que si la tecnología no avanza rápidamente en la búsqueda de mejores soluciones los problemas de salud en la población por esta causa van a dispararse en breve. Especialmente entre los niños y adolescentes.