LAS INFECCIONES DE LAS OVEJAS PUEDEN PROVOCAR SERIOS PROBLEMAS A EMBARAZADAS

 

Las mujeres embarazadas que viven o trabajan en granjas deberían evitar el contacto próximo con las ovejas, sobre todo en Febrero cuando comienza el período de cría de los corderos. Las autoridades sanitarias británicas han publicado un informe para advertir del riesgo que corren estas mujeres al estar expuestas a varias infecciones propias de estos animales.
Infecciones como la clamidiosis, listeriosis y toxoplasmosis son las causas más comunes de aborto natural entre las ovejas, por lo que los ministerios de Salud y Agricultura británicos han advertido sobre el riesgo que supone para las mujeres gestantes estar expuestas a ellas.
"Las mujeres embarazadas que están en contacto con ovejas durante el período de cría de los corderos están arriesgando su propia salud y la de su bebé ya que pueden contraer las mismas infecciones que padecen algunas ovejas", asegura el informe.
Concretamente, las embarazadas deberían evitar cualquier contacto con los corderos recién nacidos o con las ovejas después de haber parido. También deberían evitar tocar ropas que hayan estado expuestas tanto a ovejas como a corderos y no deberían estar presentes ni ayudar al nacimiento de las crías.
"Aunque el número de casos de esas infecciones y de abortos por el contacto con las ovejas es extremadamente pequeño, es importante que las mujeres embarazadas estén advertidas de los riesgos potenciales de esta posibilidad", explica el texto.