Las madres que dan el pecho alteran el ciclo menstrual de las mujeres de su entorno

 

Las mujeres que dan el pecho a sus bebés alteran –alargándolos o acortándolos- los ciclos menstruales de las demás féminas que se hallan cerca debido a las feromonas que liberan ellas o sus bebés. Así lo asegura al menos la profesora Martha McClintock, de la Universidad de Chicago, explicando que ello se debe al deseo natural del cuerpo femenino de multiplicar sus posibilidades de ser fecundado.
En el estudio, 26 madres que daban el pecho a sus bebés llevaron almohadillas absorbentes en sus axilas y dentro de sus sostenes durante un tiempo. Después, varias mujeres voluntarias frotaron las almohadillas debajo de sus orificios nasales cuatro veces al día a lo largo de dos meses.
Los resultados muestran que sus ciclos se hicieron más extremos (los más cortos se acortaron varios días y los más largos se alargaron). Además, el tiempo desde el principio del ciclo hasta la ovulación -que es normalmente de cinco o más días- fue casi un tercio menor en aquéllas que habían olido las feromonas.
Las feromonas pueden estar en el sudor de la madre, la leche o la saliva del bebé y, de alguna manera, distorsionan el ciclo de las mujeres más cercanas.