Las personas obsesas y ansiosas, más propensas a sufrir un ataque al corazón

 

La ansiedad o la obsesión pueden aumentar el riesgo de padecer ataques al corazón, según confirma un estudio realizado en el Reino Unido. Paralelamente, otro estudio holandés revela que la depresión también aumenta el riesgo de morir a causa de problemas cardíacos.
El primer estudio -publicado en Heart Journal– se ha desarrollado durante 20 años controlando a más de 1.400 varones británicos que inicialmente fueron analizados por sus hábitos obsesivos, incluida la excesiva meticulosidad. En ese tiempo, 127 murió de ataques al corazón. Todos padecían un alto grado de obsesión y ansiedad y de ahí que uno de los objetivos para las próximas fases del estudio sea examinar los efectos psicológicos en el corazón.
Los hombres examinados tenían entre 40 y 64 años y no estaban bajo tratamiento médico. Cuando comenzó el estudio no padecían de problemas del corazón aunque entre los que tenían mayores índices de ansiedad el riesgo de morir a causa de un ataque al corazón se situaba en un 8% más. Determinadas fobias también fueron la razón del incremento del riesgo de ataques pero sólo en el caso de los hombres que fallecieron durante los diez primeros años del estudio. Otros factores de riesgo fueron fumar, la edad o la clase social.
Respecto al estudio holandés, se realizó sobre 2.900 pacientes de entre 55 y 85 años durante cuatro años y medio. Los investigadores encontraron que, entre los pacientes que no habían tenido problemas cardíacos, los síntomas de depresión cuadruplicaban las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares.
En suma, añadiremos nosotros, que han tardado 20 años en comprobar “científicamente” lo que todo el mundo sabía.