Las radiografías dentales pueden provocar tumores cerebrales

La radiografía interproximal que hacen los dentistas colocando dentro de la boca una pequeña placa que se impresiona desde el exterior con un aparato de rayos X multiplica entre vez y media y dos el riesgo de desarrollar un meningioma, tumor cerebral primario que también aparece a causa de la radiación ionizante de los teléfonos móviles. Así lo indica un estudio basado en los datos de 1.433 pacientes de entre 20 y 79 años a los que se diagnosticó un meningioma entre mayo de 2006 y abril de 2011 que se compararon con los de un grupo de control de 1.350 personas de características similares. El trabajo -que acaba de publicarse en la revista Cancer- lo ha efectuado un grupo de investigadores del Brigham and Women's Hospital y de las universidades estadounidenses de Yale, California y Duke habiendo estado coordinado por la neurocirujana Elizabeth Claus. El porcentaje aumenta además hasta el triple entre quienes se hacen una radiografía cada año. Y el riesgo es aún mayor cuando lo que se hace es una panorámica dental. Aunque lo más preocupante es que los menores de diez años tienen cinco veces más probabilidades -4,9 exactamente- de desarrollar un meningioma al hacerse una radiografía de este tipo.
Los dentistas deben pues a partir de ahora estar muy seguros de la necesidad de mandar a sus pacientes radiografías innecesarias, especialmente en el caso de los niños.