Las revistas médicas quieren poner coto a los abusos de la industria farmacéutica

 

Las directores de las trece principales publicaciones médicas del mundo –The Lancet, JAMA, The New England Journal of Medicine y Annals of Internal Medicine, entre otras- se han hartado de los laboratorios farmacéuticos y han elaborado un manifiesto conjunto anunciando un endurecimiento de las condiciones que van a exigir para publicar los estudios que realizan. A partir de ahora, cualquier ensayo que quiera publicarse tendrá que haber sido inscrito en un registro antes o durante el proceso de selección de pacientes. De lo contrario, no publicarán sus resultados. Además tendrán que anunciar con anterioridad cuándo se inicia y concluye cualquier investigación así como a dar a conocer sus resultados para evitar que puedan ocultarlos cuando no les convenga. Exigencia que demuestra que no estaban jugando limpio en ese terreno. La medida se aplicará a todos los estudios clínicos que inicien el proceso de selección de pacientes después del 1 de julio de 2005.
El Comité Internacional de Directores de Revistas Médicas -entidad que firma el manifiesto y agrupa a los responsables de las trece revistas médicas que lo integran- añade que el registro deberá ser accesible a todo el mundo de forma gratuita.
Discovery DSALUDviene denunciando desde hace tiempo que la ocultación de estudios es algo muy habitual y que ello va en contra de los intereses de los pacientes. Los numerosos escándalos que se han destapado en los últimos años ha traspasado la barrera de lo intolerable (vea lo publicado en los últimos números de la revista, ésta incluida).