Las verduras envueltas en plástico y expuestas a luz artificial se deterioran mucho antes

 

Las verduras envueltas en plástico y expuestas a las potentes luces artificiales de los mostradores -tan habituales en los supermercados y grandes superficies- se deterioran hasta un 60% antes, especialmente los vegetales de color blanco o no pigmentados como los espárragos, los puerros, las cebollas y cebolletas, la coliflor y la parte blanca de las acelgas y lechugas. Así lo revela un grupo de investigadores de la Universidad de La Rioja (España) dirigido por Susana Sanz y publicado en Journal of the Science of Food and Agriculture según los cuales ello se debe a que sus envases acumulan más dióxido de carbono y menos oxígeno ya que aunque estén cortados, pelados y lavados los vegetales permanecen “vivos” y el plástico no les permite transpirar. Los vegetales frescos no deben estar pues nunca en las estanterías más de dos semanas -aunque estén en una zona refrigerada- porque las luces de los focos les afectan negativamente. La solución pasaría –dicen- por usar plásticos tintados y, por tanto, menos transparentes.