Las verduras, mejor crudas; y si no, al vapor

           

Un reciente estudio -publicado en Journal of the Science of Food and Agriculture- ha analizado las diferentes formas de cocinar verduras para ver cómo conservar mejor sus propiedades nutritivas llegando a la conclusión de que hervir, escaldar o usar el microondas provoca una importante pérdida de sus flavonoides, sustancias encargadas de proteger a las células de la oxidación y conocidas por sus beneficios para la salud.
Sin olvidar que la mejor forma de tomar las verduras es comerlas crudas, los expertos estudiaron los efectos de cocinar 150 gramos de brécol empleando dos tercios de un vaso de agua -constatando además las diferencias de hervirlo a alta y baja temperatura-, hacerlas al vapor o emplear un microondas.
Pues bien, tanto hervir la verdura como el uso del microondas durante 5 minutos a la máxima potencia dio lugar a la mayor pérdida de sus tres antioxidantes esenciales: entre un 74 y un 97%. Sin embargo, el brécol cocinado al vapor durante tres minutos y medio sólo provocó la pérdida de un 11% como máximo.
En otro estudio se vieron los efectos de escaldar 20 verduras antes de congelarlas y se constató que había una pérdida de casi un tercio de los antioxidantes -incluida la vitamina C- y la mitad del ácido fólico.
Así que ya lo sabe: las verduras –y las frutas- cómaselas crudas; y si no, al vapor.