Le operan y recupera la vista tras estar casi ciego 37 años

 

Mario Varone, un anciano italiano de 82 años, pudo volver a  ver el rostro de su mujer y de sus hijas 37 años después de sufrir un accidente que le obligó durante décadas a vivir en la oscuridad.
“Cuando he vuelto a encontrarme con los ojos de Ernesta -mi mujer- y de mis hijas he sentido una alegría que se había adormecido con el transcurso e los años”,comentaría el anciano, recostado en un sillón de su casa de Cantalupa, a 30 kilómetros de Turín, riéndose pleno de felicidad.
A Mario, panadero, le cayó cuando tenía 45 años cal viva del techo en los ojos y él, con la mano llena de harina, se limpió empeorando el problema. Las quemaduras le dejaron casi ciego 37 años ya que tan sólo vislumbraba un poco la luz. Por si fuera poco, el ojo izquierdo desarrolló primero un glaucoma y luego una catarata.
El “milagro” se ha producido gracias a una intervención en el ojo izquierdo efectuada el año pasado y a otra reciente en la que se le ha hecho un trasplante de córnea con sustitución del cristalino en el ojo derecho en el Hospital Eduardo Agnelli.