Lo mejor para la tos, ¡la miel!

 

Un grupo de investigadores del Colegio de Medicina de la Universidad del Estado de Pennsylvania (EEUU) dirigido por el Dr. Ian Paul asegura en un estudio que acaba de publicar Pediatrics and Adolescent Medicine tras observar a 105 niños con edades comprendidas entre 2 y 18 años que un poco de miel -usada inmemorialmente para tratar las infecciones de las vías respiratorias superiores- suele ser en efecto suficiente para aliviar la tos nocturna permitiendo dormir mejor, especialmente en el caso de los niños. Aseguran que es incluso más eficaz –lo constataron- que un tratamiento con dextrometorfan, ingrediente usado en muchos de los fármacos modernos para la tos, entre ellos el Romilar de la multinacional Roche.
Sépalo. Eso sí, ingiera miel de buena calidad y no se pase con la cantidad.