Los analgésicos comunes incrementan el riesgo de aborto

 

El consumo de analgésicos comunes -incluida la aspirina- puede incrementar el riesgo de aborto en las mujeres embarazadas, según un estudio que publica el British Medical Journal.
Científicos daneses centraron su investigación en un grupo de 1.492 mujeres embarazadas medicadas con analgésicos. Además, realizaron un estudio de 4.268 mujeres que habían sufrido abortos -de las que 63 habían consumido medicamentos contra el dolor durante el embarazo- y de 29.750 mujeres que habían dado a luz sin problema.
Los investigadores descubrieron que las mujeres que ingerían medicamentos contra el dolor durante el embarazo presentaban un mayor número de probabilidades de sufrir un aborto. El riesgo aumentaba a medida que se avanzaba en el estado de gestación y la mayoría de los abortos se produjeron entre siete y 12 semanas después de haber ingerido el analgésico.
Los autores del estudio precisan que las conclusiones de la investigación no permiten señalar que los analgésicos provoquen abortos sino únicamente que existe una asociación entre el consumo de este tipo de medicamentos y los abortos por lo que, a la espera de estudios posteriores, recomiendan a las mujeres embarazadas evitar estos fármacos.
Por nuestra parte sólo nos resta añadir que las mujeres embarazadas deberían acostumbrarse de una vez por todas a tratar sus problemas de salud con productos homeopáticos. Es, como mínimo, igual de efectivo y además carecen de los efectos secundarios negativos de los fármacos.