Los antibióticos para el acné aumentan el riesgo de infecciones respiratorias

 

Tomar antibióticos para el acné durante más de mes y medio duplica el riesgo de padecer resfriados, dolor de garganta, laringitis, amigdalitis y otras dolencias respiratorias al año siguiente. Tal es la conclusión de un estudio efectuado por un grupo de investigadores de la Universidad de Pennsylvania (EEUU) y publicado en Archives of Dermatology tras entrevistar a 118.496 personas con acné. La encuesta permitió constatar que el 72% de los encuestados había tomado antibióticos o se los había aplicado en forma tópica durante al menos seis semanas y que entre ellos el riesgo de desarrollar alguna infección respiratoria fue 2,15 veces superior que entre quienes no habían sido tratados con ellos. De ahí que el equipo de investigación haya aconsejado tanto a médicos como a pacientes que sopesen bien los riesgos de estas infecciones sobre las ventajas de la terapia. La propia revista –que pone ciertas pegas al trabajo al no haberse valorado otros factores como la gravedad del acné, el tabaquismo o el nivel sociocultural- admite que si otros estudios confirmaran la relación habría que replantearse los actuales tratamientos para el acné con antibióticos.