LOS APERITIVOS SALADOS AUMENTAN EN UN 80% EL RIESGO DE PADECER CÁNCER DE ESTÓMAGO

 

Comer a menudo aperitivos salados, carne y pescado aumenta el riesgo de desarrollar un cáncer de estómago; en cambio, consumir habitualmente verduras reduce ese peligro.
Así lo sugiere el estudio llevado a cabo por expertos del Instituto Nacional del Cáncer en Bethesda (EE.UU.) y el Instituto Nacional de Salud Pública de Cuernavaca (México).
Los investigadores compararon la dieta de 220 enfermos de cáncer de estómago con 700 personas sanas. Los resultados indicaron que quienes consumían carne roja fresca o procesada más de seis veces a la semana triplicaban su riesgo de padecer cáncer gástrico. En aquellos que consumían pescado más de dos veces por semana, el peligro se duplicaba.
El consumo de aperitivos salados -como patatas fritas o cacahuetes- con una frecuencia de más de dos veces por mes conducía a un aumento del 80% del riesgo de desarrollar carcinomas de estómago. El vínculo entre los aperitivos y el cáncer estriba en que la sal puede dañar la membrana del estómago, lo que puede dejar paso fácil al desarrollo al cáncer.
En cambio, el consumo de verduras reduce este riesgo por su contenido en componentes con propiedades anticancerígenas como las vitaminas C, E y el selenio.