LOS ASTRONAUTAS PIERDEN OÍDO EN EL ESPACIO

 

Los astronautas pierden audición en el espacio. Así se afirma al menos en unos estudios realizados en 1998 por la NASA que acaban de conocerse. Y es que -según éstos- en el primer módulo de la estación espacial internacional Zarya, lanzada en Noviembre de 1998, los astronautas percibieron un nivel de ruido de hasta 72,5 decibelios, siendo en las áreas más “tranquilas” de 50 o 55 decibelios.
Esta situación tiene consecuencias negativas para la salud de los cosmonautas que apenas pueden hablar entre ellos, trabajar o dormir adecuadamente. Y, sobre todo, se corre el peligro de no oír las señales de emergencia aunque se utilicen auriculares protectores. Los mismos problemas se dieron en la estación rusa Mir, en la que los niveles de ruido llegaron a los 74 decibelios.