Los bebés que nacen en zonas de mucha altitud son más pequeños 

Los bebés que nacen en zonas con una gran altitud pueden ser más pequeños y menos sanos que los que llegan a la vida en áreas menos elevadas. Al menos, así lo sugiere un estudio canadiense publicado en The Journal of Pediatrics.
Los investigadores -dirigidos por el doctor Jacopo Mortola, de la Universidad McGill en Montreal- examinaron los datos de los bebés de mujeres que vivían en zonas de diversa altitud en Perú, donde hay una diferencia de más de 6.000 metros entre la costa del Pacífico y los Andes.
El equipo comprobó la existencia de una reducción gradual en el peso de los bebés: unos 60 gramos por cada 500 metros de altitud a partir de los 2.000 metros. Los investigadores creen que la razón es la hipoxia fetal –menor aporte de oxígeno a los tejidos- debido a la altura.