Los huevos no elevan el colesterol ni aumentan el riesgo de patologías cardiovasculares

Un reciente estudio elaborado por Alberto Soriano Maldonado en la Universidad de Granada concluye que ingerir huevos no aumenta en sangre el nivel de colesterol ni otros factores de riesgo cardiovascular -al menos en adolescentes-, se haga o no ejercicio. De ahí que entienda que restringir su ingesta no se justifique. "Los resultados –explica- concuerdan con estudios recientes en adultos sanos que sugieren que la ingesta de hasta siete huevos por semana no se asocia a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares". Agregando que el aumento del colesterol en sangre parece estar más determinado por la ingesta de grasas saturadas y “trans”. El trabajo se ha desarrollado en el ámbito del estudio europeo Helena en el que participan nueve países y se ha publicado en Nutrición Hospitalaria.
Hasta aquí tan “novedosísima” noticia. Por nuestra parte debemos añadir que ya hemos explicado varias veces que es falso que los huevos suban el nivel de colesterol en sangre: a las personas con grandes quemaduras se les llega a dar en las unidades de quemados ¡hasta 40 huevos diarios! sin que eso suceda. Aunque hay una excepción: los huevos fritos; éstos aumentan en sangre el nivel de triglicéridos -y ése sí es un parámetro negativo- y las moléculas “cis” del mismo se convierten por el exceso de temperatura en “trans” y éstas no las metaboliza bien el organismo. Y es igualmente falsa la creencia de que el exceso de colesterol provoca problemas cardiovasculares; lo hemos repetido hasta la saciedad: el colesterol –incluido el llamado “malo”- es absolutamente necesario para la vida y nada indica que un nivel alto en sangre sea perjudicial. Lo que sí parece ser un índice claramente negativo es tener un nivel alto de triglicéridos.