Los implantes de mama salinos tienen riesgos

 

La Administración de Fármacos y Alimentos de EE.UU. -la FDA-, considera “alarmantemente alto” el porcentaje de roturas de los implantes salinos de pecho pero ha no aconsejado su prohibición si las mujeres son advertidas de los riesgos.
Cerca de 130.000 mujeres en Estados Unidos recibieron un implante de este tipo el año pasado a pesar de que la FDA nunca ha declarado que sean saludables ni fiables. Sin embargo, dado que los de silicona están prohibidos desde 1992 para muchas mujeres son la única solución tras la extirpación de un pecho.
Ayer, científicos de la FDA examinaron las quejas de varias mujeres que pedían la prohibición de dichos implantes, mostrando cómo las prótesis que les habían extirpado se van cubriendo de hongos y adquieren un color oscuro.
Los expertos de la FDA también examinaron el informe de una empresa que comercializa las prótesis con sede en California -la Mentor Corp– en el que se indica que un 27% de 1.860 mujeres portadoras de los implantes se sometieron a una extracción de éstas a los tres años, bien por rotura, por infecciones o por las dolorosas cicatrices. Además, cerca de un 9% de los implantes salinos suelen desinflarse a los tres años porque el agua salada se termina filtrando poco a poco por el cuerpo de la mujer.
Los expertos no han pedido que se prohiba la venta a condición de que se advierta a las mujeres de los riesgos y de que se sigan realizando pruebas para mejorar la seguridad de estos implantes.