Los masajes no evitan las agujetas

 

Una investigación realizada entre boxeadores prueba que los masajes recibidos después de practicar deporte no consiguen una mejor recuperación muscular ni permiten mayor éxito en posteriores sesiones, aunque sí benefician psicológicamente al individuo.
El estudio -realizado por el doctor Brian Hemmings, de la División de estudios sobre el Deporte de la Universidad de Northampton- demuestra que tras el proceso químico de lactación, el causante de la pérdida de oxígeno en los músculos durante el ejercicio físico, la recuperación de los niveles sanguíneos es menor si se recibe un masaje.
En suma, el masaje no favorece la recuperación muscular ni permite mejorar la forma física; eso sí, relaja a quien lo recibe.