Los mentirosos patológicos tienen más sustancia blanca

 

Los mentirosos patológicos –personas incapaces de decir la verdad- tienen en su cerebro más sustancia blanca y menos sustancia gris que las demás personas. Hasta ahora se sabía que existía en ellos mayor actividad en el córtex prefrontal cuando mentían pero es la primera vez que se constata que existen diferencias estructurales en sus cerebros. La investigación que así lo ha demostrado -mediante imágenes de resonancia magnética- ha sido realizada por Yaling Yan y Adrian Raine en la Universidad de California y la ha publicado el Bristish Journal of Psychiatry.
El estudio se efectuó con 108 voluntarios que, tras ser evaluados, pasaron a formar parte de uno de los tres grupos que se constituyeron: el de los que mentían reiteradamente, el de los que mostraban signos de personalidad antisocial pero no eran mentirosos compulsivos y el de los aparentemente normales. En el de los mentirosos patológicos se incluyó pues a quienes no podían decir siempre la verdad, se contradecían a menudo, eran manipuladores y se aprovechaban de la gente.
Se pudo constatar así sus diferencias cerebrales estructurales y ver que los mentirosos patológicos tienen –de media- un 25,7% más sustancia blanca prefrontal que los antisociales y un 22% más que las personas consideradas normales poseyendo, en cambio, un 14,2% menos de sustancia gris prefrontal. Lo que implica, según los investigadores, que tienen menos en cuenta los aspectos morales o, al menos, que les cuesta más procesarlos.
El estudio recuerda en este sentido que los autistas, que entre otras cosas se caracterizan por su dificultad para mentir, disponen de menor cantidad de sustancia blanca prefrontal que las personas “normales”.