Los modernos fármacos para el cáncer son tan caros como ineficaces

Los fármacos para el cáncer desarrollados en los últimos diez años son tan caros como ineficaces; ni siquiera aumentan la supervivencia de las personas con cáncer metastásico. Quien así lo afirma es Peter Wise, exconsultor del Hospital Charing Cross de Londres y nada menos que  en un artículo publicado en el British Medical Journal. Y eso que según explica sólo en 2015 facturaron 95.000 millones de euros; salvo en Estados Unidos donde la supervivencia a 5 años ha pasado en 40 años del 49% al 68% (lo que no dice, quizás porque lo ignora, es que esa cifra se debe a que se diagnostican antes, no a que los tratamientos sean más eficaces). De hecho denuncia que la eficacia de los medicamentos oncológicos es tan escasa -además de tan cara- que lo máximo que logran es prolongar la vida de los pacientes un par de meses. Eso es todo. Y de ahí que pregunte si es ético despilfarrar tal cantidad de dinero para tan exiguo resultado. Especialmente, añadimos nosotros, porque ello se logra a costa de una calidad de vida infinitamente peor.

Asimismo denuncia que como los ensayos clínicos se diseñan para lograr una rápida aprobación de los medicamentos y sus resultados no suelen aumentar la supervivencia las expectativas que los oncólogos ofrecen a los enfermos son poco realistas. Por si fuera poco ha revelado que la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) de Estados Unidos había constatado en 2010 que al menos el 45% de los fármacos contra el cáncer se han aprobado indebidamente, de forma muy rápida y sin confirmar su presunta eficacia.

Peter Wise hace asimismo hincapié en los injustificables superlativos que utiliza la industria farmacéutica para promocionar sus fármacos -como los de «innovador», «‘revolucionario» o «milagroso»- porque no suelen responder a la verdad. Y añade que los enfermos tienen derecho a una información precisa e imparcial de los fármacos y tratamientos que se les recomiendan así como de los ensayos clínicos en los que cada vez más a menudo se les ofrece participar, algo que si bien está regulado no suele cumplirse. Es más, asevera que la competitividad entre laboratorios ha aumentado las irregularidades de todo tipo y el abuso clínico de los fármacos. Lo que está sucediendo a juicio de Wise es un auténtico «atentado ético» y no es admisible que los estados se estén gastando tal cantidad de dinero para prolongar la vida de los enfermos unas semanas o, en el mejor de los casos, unos pocos meses.

Hasta aquí la noticia. Nosotros debemos añadir que todo lo dicho por Peter Wise lo venimos denunciando públicamente desde hace 18 años. Si lo duda pinche en estos dos enlaces: www.dsalud.com/reportajes/tratamiento-del-cancer y www.dsalud.com/reportajes/fraudes-y-falsedades-en-el-ambito-medico.