Los móviles de 3ª generación provocan dolor de cabeza y náuseas

 

En esta revista venimos advirtiendo reiteradamente –sin mucho éxito- que el uso continuado de los teléfonos móviles es peligroso. Pues bien, un reciente estudio realizado por los ministerios holandeses de Salud, Telecomunicaciones y Asuntos Económicos sobre el impacto en la salud de las señales de radio de la nueva generación de servicios de telefonía móvil son claros: causan dolores de cabeza y náuseas.
El estudio, realizado por el Instituto Holandés de Investigación Tecnológica, es el primero de este tipo que se hace y comparó el impacto de la radiación de las estaciones base usadas por la red actual de telefonía móvil frente a las nuevas redes de 3ª generación. Pues bien, el grupo que estuvo expuesto a las estaciones base de tercera generación experimentó sensaciones de hormigueo, dolor de cabeza y náuseas.
Si bien investigaciones anteriores ya demostraron que las radiaciones de los móviles alteran las funciones cognitivas este estudio no examinó la emisión de los aparatos sino la de las estaciones base (una estación base cubre varios kilómetros cuadrados y transmite señales a los teléfonos mediante un campo electromagnético). Los teléfonos emiten una radiación más potente cuando se emplean mientras que la estaciones transmiten ondas a un nivel más bajo pero de forma constante.
Eso sí, tras conocer los resultados los ministros holandeses alegaron –¡cómo no!- que era necesario confirmarlos con nuevos estudios así como determinar los efectos a largo plazo en la salud. Asegurando que llevarán el asunto a la Comisión Europea. ¡Habrá que dar tiempo a las empresas de telefonía para que financien otros estudios que desmientan estos!
Claro que oficialmente sigue también sin aceptarse que los teléfonos de segunda generación pueden causar tumores cerebrales. Se está a la espera de los resultados del estudio efectuado por la Agencia Internacional en Investigación del Cáncer que deberían hacerse públicos a finales de este año. Veremos qué nos cuentan.