Los niños, los más afectados por el contagio de parásitos de perros y gatos

 

Los niños son los principales afectados por el contagio de enfermedades transmitidas por los parásitos intestinales de perros y gatos, según un reciente informe elaborado por la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid. Según el estudio, más del 30% de los perros y gatos de nuestro país tienen parásitos intestinales, sobre todo los animales jóvenes y aquellos que no siguen un control sanitario periódico. Parásitos que pueden contagiar al ser humano a través de las heces depositadas en los jardines y en la arena de las zonas de juegos infantiles de parques y playas causando enfermedades de diversa gravedad, especialmente en los niños y en las personas con el sistema inmune bajo. Entre otras, quistes hidatídicos, alteraciones en la piel y lesiones en las vísceras y en los ojos.
El contagio se origina con la ingesta inconsciente de huevos parasitarios, lo que puede producirse al meter en la boca objetos o manos contaminadas, al ser lamido o besado por perros, al tocar animales y no lavarse las manos después o al tener la piel en contacto con la tierra o arena contaminadas. Por eso los niños son el principal grupo de riesgo.
En general, los propietarios españoles de perros y gatos desconocen los riesgos que los parásitos intestinales de sus mascotas pueden suponer para su propia salud y la de su familia. Según el informe mencionado, el 23% de los propietarios de perros o gatos no sabe lo que es un parásito intestinal y más del 50% ignora que puede contagiar a las personas.
Un problema a tener muy en cuenta porque en España hay censados más 7,3 millones de perros y gatos, es decir, que tienen dueño. A esa cifra habría que añadir varios millones de perros y gatos callejeros.