Los niños sufren cada vez más alergias alimentarias 

Cada vez hay más niños alérgicos o intolerantes a los alimentos; especialmente a la leche, los cacahuetes, los huevos, la soja y el pescado. Y empieza a haberla a la carne roja, al parecer debido a un anticuerpo IgE del carbohidrato galactosa-a-1,3-galactosa; claro que la carne de los animales empieza a ser también un pozo de tóxicos. Según Sami L. Bahna -Jefe del Departamento de Alergias e Inmunología del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Luisiana (EEUU) aumenta también la gravedad de las reacciones pues van desde erupciones intensas hasta shocks anafilácticos pasando por problemas intestinales u obstrucción de las vías respiratorias. Es más, mucha gente no reacciona ya cuando ingiere algo sino sólo con tocar u oler el alimento. Reacciones que a veces pueden ser graves e, incluso, mortales.
Algunos expertos creen que uno de los principales motivos de este aumento es el mayor consumo entre los niños de antiácidos y multivitamínicos sintéticos. Otros que se debe a la cantidad de sustancias químicas presentes tanto en el ambiente como en todo lo que nos rodea, objetos manufacturados incluidos
¿Y qué soluciones proponen los expertos? ¿Buscar las causas de las alergias para intentar erradicarlas o al menos evitarlas? En absoluto. Eso no da dinero. El Dr. Robert A. Wood -Director de Alergología e Inmunología Pediátrica de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (EEUU), por ejemplo, propone un tratamiento con anticuerpos anti-IgE. Es decir, un producto para interrumpir la secuencia de eventos que causan una reacción alérgica. Ya lo ha probado y dice que funciona en un 75% de los casos (no funciona si la alergia es muy fuerte). Y tiene además el inconveniente de que tiene que administrarse continuamente. La otra alternativa es una fórmula china a base hierbas (llamada FAHF-2) que ha empezado a investigarse clínicamente para evaluarla. Pero de erradicar el problema de raíz nadie habla. Lo de siempre.