Los punteros láser pueden provocar ceguera

Los punteros láser que se usan para presentaciones pueden provocar ceguera de forma momentánea… o permanente si se aplican sobre los ojos cierto tiempo. Por tanto su uso en pabellones y estadios para molestar a los deportistas no sólo debería prohibirse sino castigarse con severidad. Y su venta como llaveros a niños con mayor razón. Así lo ha advertido Alex Makow, responsable en España de AsiaInspection, empresa especializada en el control de calidad de productos de exportación. “Desgraciadamente –diría- no somos conscientes de lo peligroso que resultan estos artículos cuando se usan más allá de la función para la que han sido creados, la de emitir una luz para señalar en una presentación de trabajo”. Añadiendo: “Esta ‘moda’ ha de frenarse de inmediato. Apuntar a alguien con un láser de luz puede causar una verdadera desgracia. De hecho fijar la mirada en un puntero láser más de un minuto puede provocar quemaduras en la retina”.

Makow denunciaría asimismo que “este tipo de artilugios se fabrican en muchos países sin ningún control de calidad que certifique si el haz de luz que emiten es peligroso para la vista. Más bien pasa lo contrario: hay fabricantes que casi se jactan de fabricar punteros con un haz de luz que llega a ser hasta 30 veces más potente de lo permitido por la ley que luego se usan en campos de fútbol y otros recintos”.

Luego  explicaría que tampoco debe apuntarse con estos punteros sobre superficies reflectantes ya que es igual que apuntar directamente al ojo con el haz. Y que se debe igualmente evitar analizar el rayo del láser con un microscopio o mirarlo con binoculares.

Hace poco se supo que un niño suizo que compró por Internet un puntero para hacer estallar globos ha terminado perdiendo la visión del ojo izquierdo y apenas ve por el derecho por jugar con él delante de un espejo y alcanzarle el haz accidentalmente varias veces.