Los radares de los aeropuertos también afectan a la salud de las personas

 

Así lo han reconocido públicamente investigadores españoles del departamento de Tecnología de la Universidad Carlos III de Madrid tras desarrollar una nueva metodología que permite constatarlo. Según estos científicos los aparatos que se utilizan en la actualidad no están diseñados para medir los efectos sobre la salud humana porque su metodología se basa en la medición de la energía dentro de un rango de frecuencias mediante un sensor que es el mismo que se usa para medir las estaciones base de telefonía móvil. Y de ahí que hayan desarrollado una nueva metodología merced a la cual los resultados proporcionados por ese sensor se corrigen con una cámara anecoica que permite conocer con precisión tanto las mediciones acústicas como las electromagnéticas e incluso simular condiciones al aire libre.
La investigación se inició para conocer los efectos de los radares de los aviones del consorcio aeroespacial europeo EADS en la salud los trabajadores que trabajan en su mantenimiento. Y el resultado es tan claro que afirman que debería modificarse de inmediato la normativa europea sobre los niveles permitidos de radiación no ionizante.