Los recién nacidos prefieren las caras guapas

 

A los cinco o seis días de nacer los bebés ya se decantan por las caras guapas. Así afirma haberlo constatado al menos un grupo de psicólogos de la universidad británica de Exeter. A tan corta edad, los pequeños se quedan mirando más tiempo las caras bonitas, sintiéndose especialmente atraídos por los ojos, la nariz y los labios de formas agradables.
Este estudio indicaría que la apreciación de la armonía y la belleza facial es de nacimiento en las personas y no algo que se aprende con los años, según apuntan otras teorías. “La idea que tenemos es que los recién nacidos ya vienen al mundo con un tipo de representación de los rostros humanos, de forma que cuando ven una cara saben reconocer si es agradable o no”, explica el psicólogo Alan Slater. Pero añade que, sea cual sea el aspecto de la madre del niño, éste jamás va a rechazarla en favor de una cara más bonita.