Los refrescos de cola, los más dañinos


Las jóvenes que abusan de las bebidas con gas suelen tener más problemas óseos 

Las adolescentes que consumen muchas bebidas con gas padecen más problemas óseos al aumentar tanto el riesgo de fracturas como de osteoporosis. Así lo indica al menos un estudio realizado por el Centro Médico Judío de Long Island en Nueva York que publica Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine.
El estudio -efectuado con más de 400 jóvenes- indica que los jóvenes que más bebidas gaseosas tomaban eran tres veces más propensos a sufrir fracturas óseas.
Los expertos explican que esta relación se debe a una mala combinación de las cantidades de minerales, sobre todo en el caso de las colas. En ellas se encontraron grandes cantidades de fósforo, mineral que dificulta que el esqueleto absorba todo el calcio que necesita. Si a este hecho se le añade un menor consumo de leche el impacto en la salud es mucho mayor.
Hoy los jóvenes han doblado su consumo de bebidas gaseosas y rebajado en casi un 40% el de leche, esencial para la formación de los huesos en la etapa adolescente que es cuando se construye hasta el 60% de la masa corporal.