Los resultados de la mitad de los ensayos clínicos no se publican

Aunque desde diciembre de 2016 las leyes obligan tanto a los laboratorios como a las instituciones públicas a dar a conocer los resultados de sus ensayos antes de que transcurra un año desde su finalización  el 51% no lo hace. De los 7.274 que ya deberían haberlos publicado solo el 49% lo ha hecho según ha denunciado recientemente el British Medical Journal; una cifra inferior a la de Estados Unidos donde se publicó el 59%. Algo incomprensible que se explica porque la ley se limita a confiar en la buena voluntad de los organismos investigadores y no se multa o penaliza a quienes no la cumplen.

Es más, aunque estaba previsto hacerlo ni siquiera se publican quiénes son los “incumplidores”; solo se sabe que quienes más incumplen la ley son las instituciones públicas (universidades, organismos públicos,  hospitales, etc.). No lo hace el 68%… pero resulta que dos de cada tres ensayos que se desarrollan en ellas corresponden a empresas particulares que son las que los financian. Además a menudo los datos que se publican son inconsistentes.

Y por si fuera poco el estudio británico ha detectado que la mitad de los ensayos efectuados -datos aparte- tampoco se publican en las revistas científicas. Algo que uno de los autores del trabajo, el investigador de la Universidad de Oxford Ben Goldacre, critica con dureza. “Los médicos dependemos de los resultados de los ensayos clínicos para tomar decisiones sobre qué tratamiento es el más adecuado para cada paciente y si no tenemos todos los datos no podemos tomar esas decisiones”