Los sedantes e hipnóticos incrementan el riesgo de suicidio

 

Un grupo de investigadores suecos de laUniversidad de Gotemburgo acaba de terminar un trabajo -aparece publicado en BMC Geriatrics- según el cual los tratamientos con sedantes aumentan de forma muy notable el riesgo de suicidio, especialmente entre las personas mayores. Según uno de sus miembros, Anders Carlsten, el riesgo es ¡14 veces mayor! Siendo en el caso de los hipnóticos “sólo” cuatro veces mayor. Lo curioso es que las razones que apuntan es que esos medicamentos pueden fomentar “conductas agresivas o impulsivas”.
Y aunque no se ha descartado que influyan los problemas del sueño, la falta de redes sociales, los problemas interpersonales, el abuso de alcohol y la discapacidad física las cifras son lo suficientemente altas como para inferir claramente que la causa está en los medicamentos. En especial entre las personas de más edad por lo que los expertos suecos recomiendan “llevar a cabo una evaluación cuidadosa del riesgo de suicidio antes de recetar un sedante o hipnótico a un individuo de edad avanzada".