Los somníferos pueden provocar cáncer y llevar a la muerte

Los fármacos que tantos médicos inconscientes recomiendan para tratar el insomnio –las benzodiacepinas, los barbitúricos y los antihistamínicos sedativos, entre otros- pueden provocar cáncer y/o llevar a la muerte. Al menos así parece indicarlo un reciente estudio coordinado por Daniel Kripke en el Centro del Sueño Viterbi de San Diego (California, EEUU) -publicado en la edición electrónica del British Medical Journal Open- según el cual su consumo incrementa significativamente el riesgo de padecer cáncer y cuatro veces el riesgo de muerte. El trabajo estudió a más de 10.500 estadounidenses con diversas patologías a los que se prescribieron esos fármacos durante dos años y medio –de media- comparándose luego los datos con los de un amplio grupo de control. Pues bien, según este estudio basta tomar 18 dosis en un año para que la probabilidad de fallecer sea 3,5 veces superior; riesgo que pasa a ser cuatro veces mayor si las dosis ingeridas están entre 18 y 132 y cinco veces si se ingieren más. Además en todos los casos se apreció un incremento del riesgo de sufrir distintos tipos de cáncer; mayor cuando más dosis se ingieren. Y ahora consuma usted somníferos si no le importa la vida; son legales y se consideran “científicamente” eficaces y “seguros”.